logo
Entrenador, preparador físico y experto en nutrición deportiva. Autor de varios Best Sellers con cientos de miles de ediciones vendidas en múltiples países e idiomas.
info@chemaarguedas.com

Twitter

It seems that you haven't connected with your Twitter account

Síguenos

SÍNDROME DE CINTILLA ILIOTIBIAL

SÍNDROME DE CINTILLA ILIOTIBIAL

El síndrome de la cintilla iliotibial se caracteriza por un dolor muy localizado en la parte lateral de la rodilla, que en ocasiones se presenta de forma más difusa cuando la lesión se encuentra en una fase muy aguda o está muy irritada.

No es una de las lesiones que más suelo encontrarme en ciclistas, o al menos ciclistas puros, a pesar de que en muchos sitios así se documenta.

Artículo redactado por el Dr. Pablo Herrero GallegoDiplomado en Fisioterapia, especializado en el área de Fisioterapia Invasiva y Dolor Miofascial. Doctor en Fisioterapia por la Universidad de Zaragoza con Mención Europea.

Actualmente es Docente e Investigador de la Universidad San Jorge, siendo Director del Grupo de Investigación iPhysio. Autor de La Guía “La salud del ciclista” .

Disponible en ebook en AmazonApple y Google Play 

Es sin embargo muy frecuente en runners, duatletas y triatletas, precisamente como consecuencia de la carrera a pie donde esta estructura suele tener más estrés y es sometida a una mayor demanda mecánica, sobre todo al correr por terrenos irregulares.

Sí que podríamos decir que es frecuente por tanto en ciclistas en pretemporada, al alternar la preparación con otras actividades como correr o el gimnasio, pero también con otras modalidades como la BTT o el ciclocross si no se ajusta bien la posición en la bicicleta.

Esta lesión se caracteriza por ser producida por un “sobreuso”, es decir, por una fricción o compresión repetida de la cintilla iliotibial.

El mecanismo lesional consiste en que durante el pedaleo, al llevar el pie hacia abajo (cuando pasamos de 150º de extensión de rodilla), las fibras de la cintilla pasan hacia delante a lo largo del cóndilo femoral externo, y a la inversa cuando llevamos el pedal hacia arriba.

Para podernos hacer una idea, podríamos decir que esto ocurre unas 4800 veces en una hora, a una cadencia de 80 ppm.
Por tanto, cualquier pequeño desequilibrio que genere un aumento de estrés o compresión a este nivel acabará irritando esta cintilla y generando el denominado síndrome de la cintilla iliotibial.

El factor más habitual suele ser una posición demasiado alta o bien una colocación incorrecta de las calas, aunque hay que descartar previamente otros problemas estructurales de las extremidades inferiores (dismetrías) y alteraciones en el apoyo plantar (pronación excesiva).

Generalmente estos factores suelen ser fácilmente identificados y corregidos mediante un adecuado ajuste de la posición sobre la bicicleta y exploración podológica que permita introducir plantillas o bien algún alza correctiva si la dismetría fuera muy significativa.

Por lo general es una lesión de difícil tratamiento, cuyo éxito depende más de conseguir identificar estos factores lesionales y corregirlos. A nivel de fisioterapia, con el paso de los años las técnicas han evolucionado mucho y permiten acortar mucho los plazos de recuperación.

Los tratamientos habituales suelen ser originalmente de tipo “conservador”, centrados en liberar tensión de esa zona lateral y en las cadenas asociadas, así como evaluar si hay déficits de reclutamiento muscular, que suelen ser frecuentes en la musculatura glútea.

En aquellos casos donde la respuesta al tratamiento conservador no es buena, o existe una cierta urgencia en la recuperación, suelen aplicarse técnicas invasivas como la electrolisis percutánea, que además si se aplica de forma ecoguiada permite ser muy específico sobre la zona de lesión.

Además del tratamiento realizado por el fisioterapeuta, es muy importante la realización de determinados ejercicios en casa, como estiramientos del cuádriceps

O glúteos

Así como automasaje o liberación de la fascia lata, siguiendo las recomendaciones de nuestro fisioterapeuta, que podrá personalizar el tratamiento de acuerdo a cada caso en concreto.

Espero haberos podido ayudar a entender esta lesión y encontrar ayuda si en estos momentos estáis sufriendo esta lesión. Como sabéis podéis comentar todas las dudas que os surjan así como proponer otros temas para futuras entradas.

Sin comentarios

Respuesta

Descarga gartis

Descarga gratis mis 10 claves sobre nutrición y entrenamiento

Rellena el formulario de suscripción a mi newsletter y te envío mi último libro a tu correo